Free 2 Day Shipping on Orders over $50; 2 Day to Mexico only $15
Cart 0

Medalla Virgen De Guadalupe

$295.00 $600.00

Medalla Virgen De Guadalupe

Medalla conmemorando los 75 años de la coronación de la Virgen de Guadalupe. 

  • Luxurious 925 Sterling Silver.
  • Plated with 18k Yellow Gold
  • Long Rosary Chain Included 
  • Brilliant Gemstone Accents
  • Natural Blue Agate Stone engraved with the Virgen de Guadalupe
  • Engraved with a silhouette of the original crown made by Frank Ronay, that still sits in the Basilica
  • Marks the 75 year anniversary of the coronation of the Virgen de Guadalupe
  • Includes signature Jewelry Gift Box and Bag
  • Limited Edition

 

*** 2 - 5 Day Delivery: Ships Worldwide with FedEx ***

*** Does not include mantle jewelry display  ***

 

 

MENSAJE GUADALUPANO    

El mensaje guadalupano está enraizado en una imagen prodigiosa que se convirtió en base fundamental del vínculo terrenal y celeste. Todo empezó cuando Juan Diego, un indígena pobre, paso por el cerro del Tepeyac en camino a misa y vislumbra la aparición de la Virgen. La Virgen de Guadalupe se le aparece y desde su resplandor le pide a Juan Diego que interceda por ella ante el arzobispo de México. La Virgen le dice que quisiera un santuario dedicado en su honor.  Entre el 9 y el 12 de diciembre de 1531 estos encuentros resultan milagrosos y ante el arzobispo Juan de Zumárraga, Juan Diego despliega su tilma llevando las flores como obsequio de la Virgen y aparece ante sus ojos la imagen esplendorosa de Nuestra Señora. 

    Como símbolo de pureza y perfección, la Virgen de Guadalupe muestra el sincretismo e integración de los distintos estratos sociales en América; el criollo y el indígena conviven en un mestizaje religioso. Tonatzin, Guadalupe, nuestra abuela, nuestra madre. 

    La construcción de una sencilla ermita es probable que haya sucedido el mismo año de las apariciones (1531). Mas adelante se realizaron distintas construcciones dedicadas al culto de la Virgen, incluyendo la llamada “Artesonada” en 1556,  construida por el arquitecto Alonso Arias en 1622, La Colegiata (antigua basílica) terminada en 1709 con estilo barroco, para culminar en la impresionante nueva basílica (1974-76).

    La imagen de la Virgen de Guadalupe, posada sobre la luna, está rodeada de un halo resplandeciente. Como reina del cielo lleva una corona de 12 estrellas radiantes sobre su cabeza, iluminando a México y al Mundo.

    La corona de La Virgen adquiere importancia gracias a la bula papal que en 1895 promulga el Papa León XIII, otorgando el permiso para su coronación canóniga reiterando su posición de Reina de América. Existen varias coronas donadas a la virgen, incluyendo la que el historiador y coleccionista Lorenzo Boturini otorga en el siglo XVII. 

En 1945 en conmemoración del cincuentenario de este importante acontecimiento se le encarga al joyero Frank Ronay la creación de una corona digna de la Virgen de Guadalupe.


                                                     LA NUEVA CORONA

La nueva corona que el V. Episcopado y Clero Mexicanos, en nombre del pueblo católico de México, ofrendada a la Virgen Santísima de Guadalupe el día 12 de Diciembre de 1945, es una artística joya de arte.

En su confección han intervenido dieciocho técnicos, artistas y obreros mexicanos. Bajo la dirección del diamantista Don Frank Ronay. Han empleado en la meritoria labor, seis meses, ya que fue iniciada el 5 de marzo de 1945  y la Corona fue entregada el día 5 de septiembre.

La Corona es de estilo Luis XV y ha sido fabricada en plata dorada a fuego con oro de 24 kilates; las nervaduras molduras son también doradas a fuego; lleva ramajes que forman ramos entre los huecos que dejan las imperiales, siendo de oro todas las rosas para ofrecer contrastes; al centro de las imperiales van colocados, entre adornos dorados, los escudos de las ocho Arquidiócesis Mexicanas, con los nombres de las Diócesis sufragáneas, en esmalte de colores. La altura hasta la cruz, colocada sobre una esfera que representa al mundo, mide 57 centímetros; su diámetro es de 45 centímetros y su peso es de 14.5 kilogramos.

La imperial correspondiente a la Arquidiócesis de México, además de su escudo, lleva doce rubíes y una perla natural colgante; las demás imperiales de las Arquidiócesis, alternadamente, además de doce rubíes ostentan cada una, una roseta de brillantes con una perla al centro, también colgante. Las ocho flores de Lis, tienen 41 diamantes cada una, además de dos rubíes, dos esmeraldas y un brillante. El cinturon inferior, cuatro cinchos de pedreria riquisima con los colores nacionales Mexicanos, esmeraldas, perlas, brillantes y rubíes en profusión. El cincho superior, 10 esmeraldas, 19 perlas y 10 brillantes, una esmeralda al centro, tres rosetas más con 32 brillantes y una perla al centro cada una, y dos rosetas más con 22 brillantes y zafiros en total. El cincho inferior va adornado con 53 perlas, 10 rubíes y 10 esmeraldas. 

Lo más rico y bello es la cruz de esmeraldas que hacen juego con los diamantes y brillantes. Lleva 56 diamantes de 5/10; cuatro esmeraldas de 3 kilates  y un brillante de 2.63 kilates. La base de la cruz lleva un círculo de joyas en que se destacan otro brillante de 2.65 kilates y 12 rubíes; hay otro cincho en la base de la esfera con un anillo frances en platino, con brillantes corte “Baguet” con un peso total de 5 kilates, 18 perlas, 3 esmeraldas y 2 rubies. 

La pedrería valiosísima, y los metales que se emplearon en la Corona, fueron aportados generosamente por numerosas damas y caballeros del pueblo de Mexico.




 


Share this Product

Sale

Unavailable

Sold Out